Dark Souls: Prepare to Die Edition

Dark Souls: Prepare to Die Edition

Dark Souls: La muerte es solo el principio

Dark Souls: Prepare to Die Edition es un duro y misericordioso viaje hacia un mundo de pesadillas cuyos habitantes tienen como único objetivo matarte cuantas veces haga falta. Ver descripción completa

PROS

  • Su deliciosa dificultad
  • El mundo onírico
  • Los enemigos

CONTRAS

  • Quizás no esté hecho para ti

Excelente
-

Dark Souls: Prepare to Die Edition es un duro y misericordioso viaje hacia un mundo de pesadillas cuyos habitantes tienen como único objetivo matarte cuantas veces haga falta.

Y es que mientras otros juegos actuales rehúyen de las consecuencias que acarrea morir, lo nuevo de From Software te castigará cruelmente por tus fallos para que cada paso que des, por nimio que sea, se convierta en una pequeña gran victoria.

Es muy difícil, sí, y en muchas ocasiones querrás despedazar a sus creadores, pero gracias a su intransigencia te encuentras ante una de las aventuras más gratificante y épica de los últimos tiempos.

El subtítulo del juego (“Prepárate para morir”) no es ningún farol: durante tus periplos por Lordran morirás cientos de veces. Pero cada una de tus muertes se debe a un fallo garrafal que habrás cometido y no a un problema de diseño de Dark Souls. Lo que pretende el título es despertarte tras demasiados años mimado con juegos demasiado facilones.

Morirás porque has entrado en una zona nueva demasiado confiado, porque no has sabido analizar las pistas que apuntaban a una trampa o porque te niegas a adelantarte a los ataques de tus enemigos. La culpa será tuya y nada más que tuya.

La muerte en esta aventura tiene graves consecuencias, en muchas ocasiones irremediables. Si tu personaje la palma, perderá todas las almas que haya capturado hasta ahora y que no haya invertido en subir sus estadísticas (ataque, destreza…).

No obstante, tienes una oportunidad de redimirte: regresa a la zona donde has muerto y recuperarás las preciadas almas. Pero muere de nuevo en el intento y todas las horas de esfuerzo habrán sido en vano.

Tras unos enfados iniciales de lo más justificados, te darás cuenta del verdadero objetivo de Dark Souls: que mejores a fuerza de batacazos para convertirte en un auténtico héroe, y no un sosaina impulsado por las facilidades del juego. Tu pericia acaba siendo infinitamente más importante que las estadísticas o el nivel de tu personaje.

Lo descubrirás, con una sonrisa de satisfacción, cuando veas que te has pasado sin problemas aquella zona que tantos problemas te había dado gracias a tu destreza y reflejos. Pero no te confíes: el título no tardará en recordarte a base de guantazo limpio que aún te queda mucho por aprender.

El magnífico mundo onírico del juego te invitará a descubrir sus secretos, dándote un valioso incentivo para aceptar su vertiginosa dificultad. La aventura se compone de zonas semi-lineales (formado por pasillos pero repletos de desvíos) conectadas entre sí, a veces de forma no tan evidente.

Explorarás las ruinas de una antigua ciudad habitada por letales espectros, viajarás por un bosque aletargado que oculta tanto vistas preciosas como aberrantes enemigos, descenderás hasta los mismísimos avernos para luego ascender al cielo… Siempre tendrás la sensación de adentrarte en un lugar de ensueño mancillado por una ponzoñosa pesadilla.

Los diversos enemigos requieren un constante cambio de tácticas que convierten el sistema de combate en una delicia. Te toparás desde los típicos caballeros, cuya derrota requerirá que te enzarces en duelos medievales, hasta seres extraños como ostras con patas o árboles vivientes.

Los jefes finales son la estrella del plantel de antagonistas: unos te aterrarán ya sea por su feroz aspecto o sus brutales movimientos, otros te cautivarán con su semblante majestuoso o trágico, algunos te obligarán a ejercitar tu ingenio… Independientemente de su estilo, todos te darán guerra y te acordarás de las santas madres de algunos.

Incluso su curioso sistema online mantiene la esencia solitaria del viaje. De tanto en cuando te toparás con espectros, usuarios de otras partidas cuyos ecos visuales te servirán tanto de advertencia sobre posibles muertes como de recordatorio que estás ante un sueño eterno. Lo mejor es su esencia contradictoria, a ratos cooperativa y a ratos competitiva.

Puedes invocar o aparecer en otras partidas para solventar un obstáculo con la ayuda de más almas errantes. Pero también puedes irrumpir en mundos paralelos en forma de fantasma rojo, una amenaza cuya único objetivo en la vida es acabar con otros jugadores. Aunque recuerda que lo mismo podría pasarte a ti…

Dark Souls: Prepare to Die Edition es mucho más de lo que aparenta. Como videojuego, es una aventura épica en un mundo inhóspito donde lucharás por tu supervivencia mientras intentas cumplir una extraña profecía.

Pero el título esconde un mensaje detrás de sus trampas malevolente escondidas, de sus monstruos aberrantes o de la constante pérdida de experiencia: no hay victoria más dulce que aquella ganada en circunstancias imposibles.

Dark Souls: Prepare to Die Edition

Descargar

Dark Souls: Prepare to Die Edition